¿Qué es el Hygge?

Seguro que has oído hablar de él, pero no sabes bien en qué consiste. Pues, bien: el Hygge es un estilo de vida que nació en Dinamarca y que cada vez está consiguiendo más adeptos. Consiste en ver la vida con positividad, alegría y el bienestar. Hoy, mediante este estilo, te enseñaremos a decorar tu casa para ser más feliz.

Como ves, es un estilo de vida de lo más admirable. Muy parecido a la filosofía budista. Pero, ¿cómo podemos ser nosotros Hygge? Sin duda, para conseguir ser felices, debemos tener un hogar que nos transmita felicidad.

Ilumina tu casa. La luz es felicidad

El universo Hygge se caracteriza por la luz. Cuanta más luz, mejor. Por eso, son recomendables las casas con una gran entrada de luz natural. Esto se relaciona directamente con la positividad.

Las velas también son un buen método de conseguir el Hygge en tu hogar. Los daneses son muy fan de estos artículos, y como bien dicen: “la felicidad está en las pequeñas cosas”.

Casa con grandes ventalanes que aportan luz e iluminación
Fuente: www.houzz.es

El Hygge es natural

La decoración ha de ser natural. La naturaleza es sinónimo de paz, armonía, claridad… Sinónimos que, sin duda, se relacionan directamente con la felicidad.

Intenta decorar tus habitaciones con elementos hechos con madera, y con colores relacionados con la naturaleza. El verde, marrón, azul…

Y, para la confección de textiles nunca viene mal el uso de lino o algodón. Además, los textiles aportan una comodidad extra que permite que descansemos mejor. ¡Justo lo que defiende la filosofía Hygge!

Salón iluminado con toques naturales como la filosofía Hygge
Fuente: www.houzz.es

En un hogar feliz, se descansa feliz

Como bien decíamos, descansar es un tema importante para la filosofía Hygee. Por eso, debemos asegurarnos de que nuestros muebles son cómodos y nos permiten descansar.

Tanto los sofás, como las camas deben estar bien equipados. Y no tengas miedo del tamaño. Cuanto más grande sea tu sofá, mejor descansarás. ¡Comprobado!

También se aplica a sillas. Añádeles cojines o cualquier elemento que las hagan más cómodas.

Sofá con muchos cojines que aportan confort
Fuente: www.houzz.es

Con estos consejos te adentrarás en el mundo Hygge. Y, si todo funciona bien, la felicidad danesa te contagiará. ¡Todo es echarle ganas a la alegría!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *